jueves, 20 de marzo de 2008

Para vos Mar de emociones...

No te enamores de mí.
Te lo digo de verdad,
No te conviene,
No soy normal,
No te va a hacer bien.
Y te lo digo porque me doy cuenta
Cómo me mirás, y cómo me mimás también.
No te enamores de mí.
Ya dolió demasiado,
No quiero que vuelva a doler.
No te enamores de mí,
Porque no soy la misma de ayer.
Ya no corro por vos, ni por nadie.
Ya no pago una vuelta extra.
No te enamores de mí.
No quiero verte sufrir,
No quiero que te vuelvas a alejar.
No te enamores de mí,
Si soy tan fría por las mañanas
Es porque no quiero prenderte a mi vida
No una vez más.
No te enamores de mí,
No hay sanidad en mi amor,
No hay soltura en mi dolor,
No hay nada eterno en los vientos de mi mar.
No te enamores de mí,
No me puedo permitir ese delicioso pecado,
No puedo entender hacia donde voy,
No podría otro barco anclar en mis orillas.
No te enamores de mí,
Porque soy débil
Y no me quiero volver a enamorar de ti.

2 comentarios:

Mariano dijo...

Quizá todo sea porque, otra vez en mi vida, me hiciste ver que todavía hay magia en mí. Y por haber reflotado esa magia que estaba en las entrañas de mi esencia, te ha de parecer todo esto.
Pero no temas mi querida compañera de emociones, todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar... por ahora.


Mark M.C.

Gi dijo...

que respuesta que dice mucho y no dice nada. Ojalá ninguno sangre, o la sangre sea compartida... ojalá tengamos el mejor pasar y pasar compartiendo emociones mientras el sol o la luz de luna lo permitan... y si tropiezo nuevamente con la misma piedra, ha de saber Mar mio, que lo delicioso de hacerlo habrá valido la sangre que mencionaba arriba... por ahora me recuesto en tu HULI y me dejo desfallecer...