jueves, 1 de mayo de 2008

Burguesismo urbano para este 1º de Mayo

El otro día, yendo a terapia, me encontré ante ésta inusual escena. De 59 a 59 pude ver como dos asquerosas intercambiaban palabras en un roce cotidiano pero intenso.



Una mujer de jóvenes 30, luego de pagar el boleto, camina hacia los asientos continuos a la puerta central del colectivo impulsada por la nada que habitaba el asiento de la ventana. Con asco, característica principal del reconocido espécimen argentino denominado, sin mucha creatividad, "Asquerosa", la joven le pide a la señora del asiento del pasillo que corra las bolsas depositadas en el para así poder sentarse.


Acá esta la magia: La cara de asco de la señora hacia la joven, increíble. La miro con tanto, pero tanto, asco que la joven se quedo helada, señalando el asiento de la ventana, haciendo lo único que ella podía hacer, enfrentar con asco al asco ajeno que la penetraba. Luego de unos segundos de tensión suprema, la señora deja de ejecutar la asquerosa acción que estaba realizando (contaba monedas y billetes cual Tío Rico: con asco forrado en paja mental) para, lenta y asquerosamente, tomar las dos bolsas y levantarse del asiento (evidente signo de asco al contacto corporal con el extraño) y deja pasar a la joven que con asco y cara de "what ever..." se sienta en el codiciado asiento.



Debo admitir, en mis años de transeúnte, no vi nunca de tan cerca y con tanta carga de tensión una escena como esta. INCREIBLE!

2 comentarios:

Un ninja cualquiera dijo...

No solo aparece la cara de asco. También, además, hay otra conducta del espécimen argentino.

Es muy gracioso, y patético al mismo tiempo, ver como, al subir una anciana o embarazada al bondi, el resto de los pasajeros que viajan sentados, mágicamente se queda dormidos... alevoso, descarado, jeje. Es un terrible hechizo de la bruja de Blancanieves que azota justo en ese momento... Desde la última vez que vi eso me juré filmarlo en el celular y hacer un post o subirlo a Youtube... Pero como ahora lo espero ansioso, no pasa. Seguro va a pasar cuando no tenga batería...

Anónimo dijo...

Pasa que no todos saben de la existencia del G.V.R.B Grupo de Viejas Rompe Bolas. Suben en manada para robarle a los pobres jóvenes sus asientos que con tanta meditación eligieron.
Por otro lado no nos olvidemos que algunas mujeres parecen estar exentas de ceder el lugar. Yo he visto a mas de una mirar con cara de horror cuando subía una anciana y no le daban lugar (hasta se quejaba en voz alta!) El detalle interesante es que la mujer se indignaba mientras ocupaba el lugar reservado para personas con capacidades reducidas.
Una cosa es que la anciana busque sentarse y otra es que busque el mejor lugar del colectivo. No faltan las que se ponen a cuestas un crio de 15 años con tal de que les dejen lugar.

bueh, creo que hice catarsis