jueves, 10 de enero de 2008

Tango...

No sé sinceramente si será el tango lo que produce este vacío, o es que simplemente estoy propensa a sentirlo ante cualquier música un poco melancólica, dejando por sentado que el tango lo es, claro está. Lo cierto es que este ausencias me está cavando un profundo agujero en el alma, y aún así mis manos se resisten a adelantar el track o a ponerle fin a esta música, es como si todo fuera planeado de esta forma, como un destino imposible de cambiar, como si cada detalle, inclusive esto que estoy escribiendo, estuviera previamente pensado o delineado perfectamente por alguna extraña fuerza mística que no me deja ser sin hacerme ser. Sí, me río también porque entiendo lo poco o muy lógico que puede sonar esto que estoy escribiendo, e inevitablemente estás leyendo, pero si su dirección no es acotada, simplemente que está dirigido a quien sabe cuántas personas, o quizá a nadie, y si a vos te está causando algo es porque, seguramente, tenías que estarlo leyendo.
Es increíble como uno descubre y redescubre la levedad del ser no solo cuando lee a Kundera, sino que también cuando se da cuenta que las cosas simplemente suceden, fortuitamente... que vastos que nos sentimos, pero que vanos que somos en un punto, porque la mayoría de las cosas nos hacen pensar que las dominamos pero simplemente ocurren, y nos gusta pensar que así las quisimos, que de esa forma sucedieron porque lo decidimos, y nos gusta creer en el destino, pero a su vez nos asusta pensar que alguien más tiene el plan trazado de antemano para nosotros, y entonces porque no sentarme en un sillón a esperar que las cosas pasen? porque quizá tu plan no es sentarte en el sillón a esperar eso, por lo cual no has de hacerlo. Y con esto no estoy diciendo que creo en el destino como plan irrevocable de vidas, sino simplemente dejándolo librado a tu imaginación, sí a la tuya, a vos mismo que no sabés hacia donde buceó mi mente esta mañana de jueves... que como diría el amigo Sabina, "este jueves que no sabe bajarse ni los pantalones", esta mañana en fa bemol, en mi... (que me corrija algún músico si eso no es equivalente).
Pero de qué manera están aconteciendo los hechos entonces? Por qué estoy yo viviendo este libre albedrío que se le dio al hombre? Me asusta mucho todo lo que tengo adentro, porque es como un huracán pronto a arrasar con lo que sea que se le tope por el camino, y no sé cuan refrenable está siendo, ni cuan violento puede llegar a ser, si es que es violento el amor que ese huracán conlleva. Pero el amor no era una combinación química, una sinapsis entre neuronas, un simple librar hormonas ante la presencia o ausencia de la persona que lo produce. Pero es claro que después de cierto tiempo eso no pasa más, y si se prolonga en el tiempo, entonces creo que ya no acepto la idea alquimista del hecho. Entonces estamos definitivamente ante la presencia de algo más allá, algo mucho más allá.
En fin, mi mañana ahora me llama a la rutina, a lo imposible de seguir todos los días contentándome con esto... sin más...

4 comentarios:

diegoglobo dijo...

NO ENTIENDO! Como haces para escribir tanto... no es que este mal.. pero tene en cuenta que hay gente vaga, como yo!!. Tenes que usar mas dibujitos cosas mas faciles de entender... mi cabeza no da para tanto...

Lucia... Gracias por ser como sos!

P.D.: Para los que no lo saben Miranda! es pop electro dramatico!. el signito de exclamasion esta incluido en el tipo de clasificacion.

Saludos!

Diego! (chiki)

Pablo dijo...

Che, acá está hablando de música... en este caso el Tango. Ponele que no te guste el género, entonces podras recurrir a Pink Floyd para machacar el espíritu pero esa bandita pseudo-pop? Por favor...

Lulú dijo...

ufffff
muy bueno...
terrible, pero muy bien escrito...
me encanto!

Gi dijo...

a que bandita pseudo-pop te referís? Pablex?